Deportes

Cuenca-Granollers y Barcelona-Logroño, semifinales de la Copa del Rey de balonmano

0

Los azulgrana y riojanos cumplen con la lógica, los vallesanos superan a un León atascado y los manchegos se llevan el mejor duelo de la jornada ante el Bidasoa

Cuenca-Granollers (17.00) y Barcelona-Logroño (19.30) serán las semifinales de la Copa del Rey de balonmano que se disputarán este sábado en Alicante. Los manchegos se llevaron un duelo de cañoneros (33-36) en el que Maciel marcó la diferencia bajo los palos ante un Bidasoa que tuvo en el extremo Odriozola su mejor arma (11 goles). El Granollers se impuso con más holgura de la prevista al ABANCA Ademar León (23-31), el Balonmano Logroño La Rioja cumplió sin estridencias contra un Guadalajara (33-26) que nunca le incomodó, y el Barça venció con la facilidad prevista al Ángel Ximénez AVIA Puente Genil (39-21).


Barça Lassa, 39 – Ángel Ximénez AVIA Puente Genil, 21. La paliza esperada

El público del pabellón Pitiu Rochel callaba con los goles del Barcelona y jaleaba las buenas acciones del Puente Genil. Querían retrasar lo inexorable, alargar todo lo posible un partido con final conocido. El asunto duró 25 minutos, lo que tardó el conjunto azulgrana en tomar una ventaja suficiente. Al ralentí, dejando que la ley de la gravedad hiciera su trabajo, los jugadores de Xavi Pascual fueron atornillando a un rival que se desplegó con mérito en el arranque. Incluso, antes del descanso fueron necesarias cinco buenas paradas de Pérez de Vargas en la portería culé (no le anduvo a la zaga su colega rival, con ocho). Pero la suerte ya estaba echada en el intermedio, como era previsible: un lanzamiento final de Lasse Andersson, con golpe de autoafirmación en el pecho añadido, cerró el primer acto con 17-10 y, para que no hubiera dudas, el encuentro. La segunda parte, iniciada con dos goles rápidos de Dika Mem y Víctor Tomás, prolongaron la inercia y allanaron el camino a otra paliza azulgrana.

 

FICHA

Barcelona: Pérez de Vargas; Entrerríos, Ariño (4), N’Guessan (6), Aleix Gómez (7, 3p), Dolenec (2) y Fabregas (4) -siete inicial- Víctor Tomás (4), Sorhaindo (3), Andersson (1), Petrus, Ilic (5), Palmarsson, Mem (2), Duarte (1)

Ángel Ximénez Puente Genil: Léonard; Costa (2, 1p), Barros (1), Juan Castro (3), Rudovic (2), Domenech (3) y Víctor Alonso (3, 1p) -siete inicial- Jiménez, Cuenca (1), Tua (2), Juanlu Moyano (1), Chispi (1), Chaparro (2), Pablo Martín y De Hita (ps).

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 6-2, 7.5, 11-8, 13-10, 17-10 (descanso) 19-10, 24-12, 28-16, 31-17, 34-19 y (final)

Árbitros: Ruiz Vergara y Macías de Paz (Andalucía).


Bidasoa, 33 – Liberbank Cuenca, 36. El Cuenca encuentra antes el candado

“A ver cuándo encontramos nuestra defensa, eso marcará el partido”, comentaban en la previa en la expedición del Bidasoa. Pero quien la encontró antes fue el Liberbank Cuenca, con su portero al frente, Leonel Maciel, que echó el triple candado al inicio de la segunda parte gracias a un buen surtido de paradas, algunas a bocajarro. Esos diez minutos resultaron determinantes e inclinaron el duelo, el mejor de los cuatro disputados en la sesión maratoniana del viernes. Los manchegos adquirieron una ventaja de cinco tantos (23-28 en el minuto 46) que resultaría insalvable. No se amilanó la escuadra vasca, apretó sus tuercas cuanto pudo y, subida a la ola anotadora de Odriozola (11 goles), se llegó a colocar uno por detrás (32-33 en el 57), pero al Cuenca no le entró el tembleque y no soltó el duelo. Antes de ese tramo definitivo, lo que dominaron fueron los ataques (18-17 al descanso). Si Odriozola agujereaba la portería de Maciel, Dutra (8) y Ponciano (6) lo hacían en la contraria. El encuentro transcurría en una baldosa. Solo el Bidasoa se escapó por dos goles en el ecuador de la primera parte, anulados rápido por el Cuenca. El marcador se movía sin freno, pero sin ventajas para nadie. Hasta que surgió Maciel, levantó una alambrada a su alrededor y cambió las normas del duelo.

 

FICHA

Bidasoa Irún: Luan; Odriozola (12, 2p), Rodrigo Salinas (4), Barthe (2), Tesoriere (-), Seri (4) y Zabala (3) -equipo inicial- Ledo (ps), Cavero (2), Aldaba (-), Serrano (1), Esteban Salinas (1), De la Salud (1), Renaud (2) y Azkue (1)

Liberbank Cuenca: Maciel; Baronetto (5), Montoro (4), Natan Suárez (4), Dutra (8) y Sergio López (1) -equipo inicial- Ramírez (ps), Doldán (2), Mendoza (-), Hugo López (-), Moscariello (3), Ponciano (6), Nolasco (-), Óscar Río (3, 1p), Eskericic (-) y Taravilla (-)

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 4-5, 8-6, 11-11, 14-14 y 18-17 (Descanso) 20-20, 21-24, 23-27, 26-29, 30-33 y 33-36 (Final)

Árbitros: Raluy y Sabroso.


ABANCA Ademar León, 23 – Fraikin Granollers, 31. El Granollers se merienda al León

Granollers y León llegaban en un puño, eso decía la trayectoria del año, empatados los dos equipos en la clasificación de la Asobal a 32 puntos. Pero lo que se vio en la Copa no fue nada igualado. El conjunto catalán dominó en todo momento a los muchachos de Rafa Guijosa, eléctrico y desesperado en la banda. Desde el 4-6 en el minuto 11, los vallesanos no dieron opción a su rival, muy pobre en ataque. Empezaron golpeando al ritmo de Gassama, desde el extremo derecho, y de Oswaldo, desde el exterior. Y en la sala de máquinas del ataque, Antonio García, inasequible a sus 34 años, autor de un golazo en la segunda parte (6 en total) que arrancó la exclamación, incluso, de los aficionados de León. La ventaja del Granollers se ensanchó pronto hasta los cinco goles (6-11), mediado el primer tiempo. Guijosa agitó la coctelera (relevó la portería con Slavic y dio carrete a Juanín) y obtuvo resultados. Se puso a dos tantos, precisamente con uno de Juan García, 41 años en su cabellera a rizos, pero la reacción no dio para más. Contuvo daños al descanso (13-16) con una parada in extremis de su guardameta, y poco más. A la vuelta de los vestuarios, la distancia no paró de crecer para el cuadro catalán ante la frustración del ABANCA Ademar León, que nunca le encontró las vueltas al choque.

 

FICHA

Ademar León: Biosca; Mario López (2,1p), Simonet (4), Vieyra (2), Jaime Fernández, Mosic y Pesic (2) -siete inicial- Juanín García (3, 1p), Carou, Ligetvari, David Fernández (3), Acacio (2) y Slavic (ps), Gonzalo Pérez (1), Carrillo (3) y Rodrigo Pérez (1).

Fraikin Granollers: Almeida; Marc García, Álvaro Ferrer, Oswaldo Dos Santos (5), Adrià Martínez, Gassama (3) y Antonio García (6, 1p) -siete inicial- Pol Varela (1), Figueras (6, 2p), Rakocija (2), Víctor Sáez (1), Alejandro Márquez (6) , Tarrafeta, Franco (1) y Marc Guárdia (ps).

Marcador cada cinco minutos: 2-1, 4-5, 6-9, 8-12, 11-13, 13-16 -descanso-; 15-18, 15-21, 18-24, 19-27, 21-19 y 23-31.

Árbitros: Iniesta Castillo y Muro San José (Valencia y Madrid).


Balonmano Logroño La Rioja, 33 – Quabit Guadalajara, 26. La portería marca la diferencia

Sin alardes, el Balonmano Logroño La Rioja dejó clara la distancia que le separa del Quabit Guadalajara y accedió a las semifinales de la Copa tras ganar 33-26. No hizo falta que los jugadores de Miguel Ángel Velasco se dieran un gran banquete a la hora de la comida, que es cuando arrancó el partido. Le sobró con marcar las diferencias en la portería, que por momentos fueron siderales. Al descanso, solo una parada de 25 lanzamientos (4% de intervenciones) en la meta defendida por Jota Hombrados y Carlos Donderis. En el otro lado de la pista, Sergey Hernández lograba un 35% de aciertos (7 de 20) y acumulaba méritos para ser reconocido como el MVP de este cruce de cuartos. El entrenador del Guadalajara, César Montes, agitó el banquillo y sentó a mitad de la primera parte al guardameta de casi 47 años, con desventaja de 9-6, pero eso no varió el destino del partido. Al descanso se llegó con 18-13. En una diferencia de 6-7 tantos se movió el encuentro en la reanudación. No rompían el marcador los riojanos, aunque tampoco lo necesitaban. Para cualquier duda, bajo palos tenían a Hernández, el niño de origen ruso adoptado por un matrimonio de Pamplona (42% de aciertos en todo el partido en la portería de Logroño frente al 16% de la rival). A falta de diez minutos, el Guadalajara entregó definitivamente la cuchara y la diferencia se estiró hasta los 11 goles (31-20 en el 54), maquillados en el último tramo.

 

FICHA

BM. Logroño La Rioja: Sergey Hernández; Javi Muñoz (7, 2p), Fekete (1), Kusan (2), Miguel Sánchez (-), Ilic (4) y Balenciaga (2) -equipo inicial- Romeo (ps), Scott (3), Moreira (2), Kukic (6), Del Arco (2), Eduardo Cadarso (-), David Cadarso (-), Garciandia (4) y Ramos (-)

Quabit Guadalajara: Hombrados; Moya (-), Chema Márquez (4), Vigo (5), Paredes (3), Mellado (1) y Javi García (1) -equipo inicial- Donderis (ps), Eceolaza (ps), Parra (2, 1p), Celada (1), Serradilla (4), Montoya (3), Fuentes (1), Niewrzawa (1) y Gallardo (-)

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 6-4, 10-6, 14-10, 16-12 y 19-14 (Descanso) 21-17, 23-17, 25-18, 29-20, 32-21 y 33-26 (Final)

Árbitros: García Mosquera y Rodríguez Rodríguez.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

El Madrid de la casa rodante

Previous article

“Antes se respetaba más a los veteranos”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes