Salud

El Gobierno solicita un «informe urgente» sobre los niños de Kiev

0

El Ministerio de Exteriores se desentiende de la denegación de inscripción de bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania y Georgia, mientras treinta de familias podrían tardar meses en regresar a España con sus hijos

Hace dos días, un padre español que pedía la inscripción de sus hijos, concebidos por gestación subrogada en Ucrania, ante el consulado de Kiev recibió una escueta respuesta: «Resolución denegatoria de la inscripción de los nacimientos», seguido del nombre de los niños del que es padre biológico. De esta manera el consulado español de Kiev siguió los pasos del de Ankara, que dirime los asuntos de Georgia, donde no existe delegación oficial y donde también acuden varias parejas españolas en busca del mejor precio para los tratamientos de maternidad por sustitución, algo no permitido en España pero legal en esos dos países.

«De acuerdo con la información proporcionada por la embajada de Kiev se habrían producido en fechas muy recientes varias denegaciones de inscripción de nacimiento de bebés nacidos de gestación subrogada», mantiene un comunicado oficial del Ministerio de Exteriores. «Este ministerio no tiene competencias para dictar instrucciones en materia de Registro Civil a embajadas y consulados (…) A pesar de lo anterior, desde este ministerio se ha solicitado a la Embajada de España en Kiev un informe urgente sobre los fundamentos jurídicos que han motivado estas decisiones con el fin de, de manera igualmente urgente, consultar acerca de los mismos con el Ministerio de Justicia».

El ministerio recomienda a los padres afectados que «evalúen la posibilidad de volver a solicitar la inscripción ante dicha Embajada o presentar el oportuno recurso en el caso de que no estén conformes con la denegación». Se calcula que hay una treintena de familias que aguardaban la cita en el consulado para cumplir con este trámite, que le otorga la nacionalidad española y el pasaporte al bebé, y así regresar a España.

Hasta ahora no se habían denegado las inscripciones en Kiev pero el procedimiento para hacer el registro consular del menor se ha modificado desde julio de 2018, cuando el cónsul de esa ciudad anunció que comenzaría a denegar sistemáticamente las inscripciones. Hasta entonces se tomaba una muestra de ADN del solicitante en las mismas dependencias consulares, que era analizada por un laboratorio español. Con esa prueba se verificaba que era el padre biológico y se descartaba el tráfico de niños. En los meses de verano se suspendieron las citas con lo padres y se reanudaron en septiembre, después de una polémica en la que estuvo involucrado incluso el ministro Josep Borrell.

Interés superior

Al reanudar las vistas, en septiembre, para la inscripción consular de los niños nacidos por gestación subrogada, esta prueba crucial se dejó de practicar. En su lugar, el consulado comenzó a pedir que, junto a los padres, se apersonara también la madre gestante. Es decir, la mujer en cuyo vientre creció el feto, a cambio de un emolumento pactado previa y voluntariamente. La gestante es la madre reconocida tanto en Ucrania como en España, aun cuando, dependiendo del tratamiento, puede no haber aportado carga genética al niño.

A partir de esta semana, el consulado de Kiev comenzó a citar por teléfono a los padres que aguardaban la cita, y les pidió acudir sin la madre gestante, algo que aún hoy se está llevando a cabo, según uno de los afectados. Cuando el padre acude, desde el día 13, recibe un papel membrete con cuatro líneas. Al igual que el consulado de Ankara, el primero en denegar una inscripción consular a un menor hijo de español, que alega por escrito que en este caso aplica la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida española, la de Kiev anexa una fotocopia del Boletín Oficial del 7 de octubre de 2010. Sin embargo, su argumento para no inscribir es otro y, sin oponerse a la maternidad de sustitución como la otra embajada, requiere una «resolución judicial dictada por un tribunal competente que determine la filiación del nacido». Lo que obliga, en la práctica, a que los padres acudan a los juzgados de Ucrania para obtenerlo. Los afectados calculan que necesitarán hasta cuatro meses más para poder presentarlo. Unos dos mil euros al mes, que se añaden a los 35.000 euros en promedio que cuesta el tratamiento de maternidad subrogada en ese país.

«Se quiere recalcar, una vez más, que desde 2016 este ministerio viene advirtiendo de los problemas que la gestación subrogada viene presentando en Ucrania y, por ello, desaconsejando recurrir a ese país», advierte el Ministerio de Exteriores. «Este ministerio, igualmente, desea reiterar su firme compromiso con el interés superior de los menores y la defensa de los derechos de las madres gestantes».

Tenerife puede con un destemplado Unicaja (88-78)

Previous article

Tus derechos en Whatsapp

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Salud