Deportes

Las barras bravas, amos del fútbol argentino

0

Los ultras de los clubes controlan parte de los derechos de jugadores, el ‘merchandising’ y la venta de drogas, y tienen fuertes vínculos con el poder político

A comienzos de esta década, un periodista argentino trazó una comparación que cualquier extranjero no habría entendido. “Los últimos dos cracks de nuestro fútbol son Sergio Agüero y Javier Cantero”. Se refería, además del Kun, al recién electo presidente de Independiente, en 2011, un iconoclasta que intentó gobernar a contramano de las autoridades del resto de los clubes: se enfrentó a la barra brava de su equipo —violentos que asustaban con sólo cruzarse con ellos—, les quitó el negocio —recibían del club 40.000 dólares al mes—, les echó de la sede y del estadio. Hoy, mientras la fábrica de goles de Agüero continúa abierta, Cantero lleva cuatro años dedicándose a su empresa de construcción: es un paria del fútbol.

“En Europa no entienden el fenómeno barrabrava porque se piensan que son unos violentos aislados, como los hooligans, y la verdad es que son parte del sistema”, dice Cantero. “Arriba vienen los políticos, no todos, porque hay excepciones, pero sí muchos. Los políticos nombran o bendicen a jueces y a policías, y los barrabravas son su mano de obra”, explica quien fue llamado El Quijote.

Cantero duró dos años en el cargo. Muy pronto se quedó solo. “Iba a ver a ministros y me decían que aflojara: ‘¿Pero cuántas entradas te piden? ¿500? Dales 200 y listo’. O venía un policía y me decía: ‘Te pongo cocaína en el auto del líder de la barra y te lo tengo dos años preso pero arreglamos quiénes lo reemplazan y a esos los manejamos nosotros’. En un clásico con Boca puse derecho de admisión a las dos barras. Vino Daniel Angelici [actual presidente de Boca] y me dijo de todo, me preguntó que quién me creía que era. Cuando iba a la AFA los dirigentes de los clubes no me querían, me decían que los exponía. Y perdí el respaldo interno cuando en lo deportivo nos fue mal: ahí me equivoqué mucho”, asume Cantero, quien da pie al resultadismo que corroe al fútbol argentino: para los hinchas, de cualquier equipo, es más vergonzante y estigmatizador una derrota deportiva que un acto de violencia.

Así funcionan las barras bravas, el nudo de un problema que ha llevado la Libertadores a Madrid por la violencia de los ultras. Acaso lo único predecible es que al día siguiente de cada jornada violenta, como los piedrazos que rompieron el autobús que trasladaba a Boca al Monumental, en los medios se repite una frase como mantra: “Hay que desterrar a los barras como hicieron los ingleses con los hooligans”. Pero es imposible. Cada dos o tres años llegan expertos europeos para tratar el fenómeno barrabrava y en poco tiempo advierten la inviabilidad de aplicar una solución europea en Argentina.

“En Europa los hooligans eran grupos marginales sin relación con el sistema”, dijo el especialista holandés Otto Adang, en 2009. “En Argentina los barras están vinculados al negocio. Tienen pases de jugadores, manejan el merchandising en las calles, estacionamientos, venta de drogas y tienen vínculos con el poder político que asombran. Por eso el problema en la Argentina es mucho más grave, porque hay que cambiar el sistema. Mientras eso no ocurra, es naif pensar en reeducar a los barras o generar un vuelco desde la educación”. Todo sigue igual.

En un libro reciente, Los dueños de la pelota, el periodista Federico Yáñez revela que las autoridades de la enorme mayoría de los clubes tienen relación directa con cargos políticos, judiciales y sindicales. Que el sustituto de Cantero en Independiente haya sido el entonces líder de la central sindical histórica de Argentina, Hugo Moyano, no debería sorprender. La mayor muestra de la conexión fútbol-poder, pero no la única, es Boca, el club desde el que Mauricio Macri —su presidente entre 1995 y 2007— comenzó su carrera hacia la Casa Rosada: por la cúpula dirigencial del club pasaron en los últimos años operadores judiciales, diputados, ministros provinciales, vicepresidentes de legislaturas y titulares de institutos previsionales. En 2012 fue nombrado jefe de seguridad del club un fiscal que años atrás había estado en la boda del líder de la barra brava, Rafael Di Zeo. “Es mi amigo”, dijo. También las comisiones directivas de River y del resto de los clubes están integradas por ministros, procuradores y líderes sindicales. “La erradicación de los barras complicaría doblemente a muchos dirigentes: por temor o conveniencia, los usan para la política y el fútbol”, dice Yañez.

En la revista Noticias de esta semana, un dirigente explicó desde el anonimato: “Investigar a los barras sería pegarse un tiro en el pie. Los clubes ya no son sólo equipos de fútbol sino un lugar para hacer política, negocios y lobby. Y para crecer en los clubes tenés que tener a la barra a tu favor. Les pagan por ir a tocar el bombo a los actos, les consiguen un cargo en el Estado, los contratan como seguridad en edificios públicos o los meten en la empresa de algún dirigente. Son negociantes de la violencia”.

Sin embargo, es posible que gran parte de esta cultura barrabrava no llegue al Bernabéu. Según los cronistas especializados en violencia, un subgénero dentro del periodismo deportivo en Argentina, las primeras y segundas líneas de las barras no viajarían a España. Sería aventurarse a un territorio donde no tienen protectores. Tampoco puede que se agoten las 5.000 entradas que se pusieron a la venta en Argentina para cada club a altísimos precios: entre 80 y 250 euros.

“¿Y vos qué hubieses hecho? ¿Le hubiese pagado a la barra?”, responde Cantero cada vez que le preguntan si su error fue haber creído en una solución individual, quijotesca. Ni fue esa ni tampoco ninguna otra.

La Audiencia de Madrid ordena devolver a Rato el acceso a la documentación incautada

Previous article

Boca se sumerge en la calma de Madrid

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes