Cultura

Loz zombis ecologistas de Jim Jarmusch

0

El cineasta inaugura el certamen con ‘Los muertos no mueren’, mezcla de comedia y terror con Bill Murray y Tilda Swinton, en la que apuesta por la defensa de la naturaleza

Jim Jarmusch se ha pasado a los zombis. A priori no parecería su género, pero tras una de vampiros, Solo los amantes sobreviven (2013), ¿por qué no? “En realidad, yo no soy muy de zombis”, contaba el cineasta, uno de los creadores estadounidenses habituales en Cannes, esta mañana en la rueda de prensa de Los muertos no mueren, película que ha inaugurado la 72ª edición del certamen francés, y que se estrenará en España el 28 de junio. “Cuando era niño veía las películas de monstruos de la Universal, y especialmente me gustaban las de Drácula y los vampiros. Luego vi los filmes de Carpenter y de Sam Raimi. Me interesan todo tipos de películas, cierto, pero las de terror no son precisamente lo mío”.

Sin embargo, a continuación, y en una mesa en que le acompañaban los dos productores y algunos miembros del reparto (Tilda Swinton, Selena Gómez, Bill Murray y Chloë Sevigny), Jarmusch apostillaba: “La gracia de George A. Romero [creador del género y al que homenajea en Los muertos no mueren] es que habitualmente los monstruos vienen de fuera, mientras que los zombis de Romero surgen desde dentro de la sociedad, la hunden desde dentro, y a la vez también son víctimas”. No quiso ir más lejos, porque aseguró que su intención principal era entretener. “Antes me gustaría recordar que en Europa hay creadores estupendos en este género como Mario Bava o Dario Argento. Ayer en la cena conocí por primera vez a Argento y a John Carpenter”.

Tilda Swinton y Bill Murray estuvieron en el encuentro metidos en sus roles. Mientras que la primera se rio un poco del mundo de la moda y de las alfombras rojas —”Yo lo que busco es dar espectáculo”—e insistió en la necesidad de seguir impulsando el cine realizado por directoras, “empezando desde la educación”, el segundo bromeó en sus respuestas. Trabaja mucho con Jarmusch porque, decía todo impasible, le envía “una tonelada de dinero y muchos regalos”. Preguntado por su afinidad al cine de terror, Murray dijo: “Me encanta estar en Cannes”. Y cuando el moderador respondió: “Pero no hay zombis en La Croisette”, el actor apostilló: “¿Seguro?”. Y sobre si cree en la vida después de la muerte, confesó: “Sí, pero no para todos”. Solo se puso serio cuando contó: “Soy mejor persona cuando trabajo, y esa es mi aportación a la humanidad”.

ampliar foto

Por cierto, que Selena Gómez, preguntada sobre qué le provoca miedo, dijo contundente: “Las redes sociales han sido realmente terribles para mi generación. Me asusta cuando ves cómo están de expuestos los chicos y las chicas”.

Jarmusch incidió más en el equilibrio que supone hacer una comedia y una obra de terror y en el mensaje ecológico del filme. Sobre el cóctel cinematográfico, explicó: “La oscuridad forma parte de la vida y el humor también. El aprecio al humor me parece algo maravilloso. Sin las bromas sería muy difícil seguir viviendo, tenemos que disfrutar esos detalles diarios. ¿Que la película es fatalista? No me había dado cuenta de lo oscura que es, porque estaba más centrado en el balance entre la comedia y el horror”. Y entró en un mensaje muy new wave en su defensa de la naturaleza cuando explicó que el filme, en el que el apocalipsis zombi empieza cuando por culpa del fracking en los polos la Tierra cambia su rotación, en realidad habla de la crisis ecológica: “Quiero mostrar que para mí la crisis ecológica no es parte de los asuntos políticos. Los políticos no me interesan, me interesa la gente. Los políticos distraen de lo importante, que son las corporaciones, las auténticas dominadoras del planeta. Lo que cuenta es saber que tenemos una conciencia, saber dónde estamos y que hay relación entre todos los ecosistemas del planeta. Espero que la gente siga apreciando la naturaleza, y soy optimista porque veo que las generaciones más jóvenes, en especial los adolescentes, que me interesan mucho, lo hacen”. Y a Jarmusch lo que le aterra es “el declive de la naturaleza a un ritmo sin precedentes”.

Por eso, el director, que entre sus dos filmes de terror ha estrenado Paterson y el documental Gimme Danger. La historia de The Stooges, insistió: “Es esa ineptitud a encarar ese declive que afecta a todos los seres vivos lo que me perturba y me da miedo”. Y tras agradecer a sus compañeros de viaje su esfuerzo y la diversión lograda durante el rodaje, e insistir en lo feliz que está de haber trabajado con Selena Gómez (“Me inspira su lucha por empoderar a los jóvenes, porque busquen su voz, por darles fuerzas”), Jarmusch recogió a su tropa y se fue.

Los técnicos certifican el deterioro de unas vigas de la catedral de Valencia pero sin riesgo de derrumbe

Previous article

Un joven a cara descubierta atacó el cuadro de una Virgen semidesnuda

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura