Opinión

¿Qué quiere Ciudadanos? ¿Presidir la Junta con el PSOE?

0

opinion-editorial-ciudadanos-PSOE-Anaducia-interior

Albert Rivera quiere esquivar lo inevitable. El presidente de Ciudadanos está obcecado en construir un cordón sanitario alrededor de VOX y desoye las peticiones exigidas por los de Santiago Abascal para que éstos apoyen el Gobierno de regeneración que demandan las urnas. No obstante, la terquedad del dirigente se desmorona con una simple operación aritmética: si VOX no brinda el apoyo de sus 12 diputados, el eje PP-C’s no podrá poner en marcha el ambicioso plan político que dice tener entre manos porque populares y naranjas sólo suman 47 escaños. Es decir, no poseen la hegemonía para acceder al poder de la Junta.

“El acuerdo se está negociando únicamente con el PP”. Así de tajante, e ignorando los 400.000 votos que recibió VOX el pasado diciembre, ha respondido el líder naranja a las 19 medidas demandadas por las siglas de Abascal este martes para dar su apoyo a Juan Manuel Moreno Bonilla y Juan Marín en la investidura del próximo 16 de enero. Entre las peticiones de los verdes destacan la derogación de la polémica Ley de Género aprobada en 2018 por Susana Díaz, devolver las competencias de Sanidad y Educación al Estado, la supresión de subvenciones a partidos políticos, sindicatos, patronales y ONGs –independientemente de su ideología– o la desaparición del Impuesto de Sucesiones, uno de los gravámenes más asfixiantes de España.

Rivera, que ha rechazado de manera inhóspita dicho documento, se ha escudado en el deseo de formar un Gobierno “constitucional y liberal” en Andalucía. Sin embargo, ¿cuál de estos puntos anteriormente citados chocan con los límites de la Carta Magna o con la ideología liberal? ¿Debatir sobre la legislación vigente para mejorarla o bajar impuestos a unos ciudadanos ahogados por la corrupción y el desempleo? Si el presidente naranja no accede a sentarse con VOX sólo porque no le gusta la instantánea que ha arrojado la democracia en Andalucía, demostrará que ni está a la altura del importante momento político, ni tiene la pretensión de acabar con el clientelismo tercermundista erigido por el caciquismo del PSOE durante 40 años.

Sánchez convierte los Presupuestos en un mercado persa

Previous article

La violencia estructural feminista

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión