Tecnología

Un ataque ransomware secuestra una ciudad

0

Baltimore lleva semanas sin servicios públicos ni pagos de impuestos o multas

En 2017, Wannacry, un tipo de malware que encripta archivos, puso en jaque el sistema de la seguridad social británica (NHS por sus siglas en inglés). Aquel día, hospitales, empresas y millones de ordenadores quedaron secuestrados.

Desde aquel fatídico mes de mayo, los ataques ransomware se han multiplicado y tanto empresas como administraciones públicas han demostrado no estar preparadas para este tipo de ataques.

La ciudad de Baltimore en Estados Unidos ha sido la última administración en caer en las redes de los ciberdelincuentes. Desde hace dos semanas, un grupo de hackers ha sembrado el caos en la localidad.

Un secuestro online que ha paralizado la mayor parte de los servicios públicos de la ciudad de Maryland y que solo 100.000 euros en bitcoins salvará a las autoridades de este desastre.

El virus no es Wannacry, sin oque es una variedad más peligrosa y llamada RobinHood. Los expertos aseguran que es imposible restaurar los sistemas si no se conoce la clave digital con la que se ha implantado.

De momento, tienen el control de más de 10.000 ordenadores en Baltimore y solo los propios ciberdelincuentes que han iniciado el ataque pueden pararlo.

El ataque ha provocado la paralización de servicios esenciales como los sistemas críticos de la ciudad: policía, empresas que gestionan la luz, el agua o el gas e, incluso, el gobierno municipal de la ciudad se han visto afectados por el ataque. 

«Nuestro objetivo es volver a poner en línea los servicios críticos, y hacerlo de una manera que garantice que mantengamos la seguridad. Pero es posible que nuestros sistemas más complejos tarden meses en recuperarse», asegura el alcalde de Baltimore, Bernard C. Young.

El tira y afloja se mantiene entre hackers y autoridades, Baltimore ya ha anunciado que no pagará los 13 bitcoins, unos 100.000 euros, para liberar los 10.000 ordenadores secuestrados.

La localidad norteamericana está siguiendo los pasos que dictan los expertos en seguridad: no pagar y ceder a la extorsión de los hackers. La única salida que les queda es formatear el ordenador e instalar una copia de seguridad de aquellos archivos que se tengan.

Carlos Aranda, el jugador con más equipos diferentes en Primera

Previous article

Primera cita con el Mío Cid

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Tecnología